Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Jun 19, 2012 in Oraciones Ángelicales | 0 comments

Oración para cortar lazos de herencia

0 Flares 0 Flares ×

En nombre de Jesucristo, yo ahora renuncio, rompo, me aparto y aparto a mis hijos (y cónyuge)

de toda herencia psíquica, prisiones del demonio, poderes síquicos, dependencias, cautiverios, enfermedades físicas o mentales, …

o maldiciones sobre mí o sobre mi familia, como resultado de los pecados, transgresiones, iniquidades,

ocultismo o envolvimiento psíquico de parte mía, de parte de mis padres o de cualquiera de mis antepasados, o de mi cónyuge,

de sus padres o de cualquiera de sus antepasados. Gracias, Señor Jesús, por haberme liberado. Así sea.

Oración de liberación y curación

Ven, Espíritu Santo, penetra en las profundidades de mi alma con tu amor y tu poder.

Arranca las raíces más profundas y ocultas del dolor y del pecado que están enterradas en mí.

Lávalas en la Sangre preciosa de Jesús y aniquila definitivamente toda la ansiedad que traigo dentro de mí,

toda amargura, angustia, sufrimiento interior, desgaste emocional, infelicidad, tristeza, ira, desesperación,

envidia, odio y venganza, sentimiento de culpa y de autoacusación, deseo de muerte y de fuga de mí mismo,

toda opresión del maligno en mi alma, en mi cuerpo y toda insidia que él pone en mi mente.

¡Oh bendito Espíritu Santo!

Quema con tu fuego abrasador toda tiniebla instalada dentro de mí, que me consume e impide ser feliz.

Destruye en mí todas las consecuencias de mis pecados y de los pecados de mis antepasados que se manifiestan en mis actitudes, decisiones, temperamento, palabras, vicios.

Libera Señor, toda mi descendencia de la herencia de pecado y rebeldía contra las cosas de Dios que yo mismo le transmití.

¡Ven, Santo Espíritu! ¡Ven en nombre de Jesús!

Lávame en la preciosa Sangre de Jesús, purifica todo mi ser, quiebra toda la dureza de mi corazón,

destruye todas las barreras de resentimiento, dolor, rencor, egoísmo, maldad, orgullo,

soberbia, falta de tolerancia, prejuicios e incredulidad que hay en mí.

Y, en el poder de Jesucristo resucitado, ¡libérame, Señor! ¡Cúrame, Señor! ¡Ten piedad de mí, Señor!

¡Ven, Espíritu Santo! Hazme resucitar ahora a una nueva vida, plena de tu amor, alegría, paz y plenitud.

Sé que estás haciendo esto en mí ahora y asumo por la fe mi liberación,

cura y salvación en Jesucristo, mi Salvador.

¡Gloria a Ti, mi Dios! ¡Bendito seas para siempre!

¡Alabado seas, oh mi Dios!

En nombre de Jesús y por María, nuestra Madre.

Así sea.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *